Viajeros con cama

viernes, 31 de diciembre de 2010

Mundo genital

la casa es luminosa y honda. en el centro, un pasillo verde que nunca acaba; tiene en sus paredes pantallas alineadas, y cada una emite imágenes distintas. en una, dos hombres hacen lucha libre; se arrancan la ropa interior; follan. en otra, una rubia es penetrada por un negro por delante, por un cobrizo por atrás y por un albino por arriba mientras recita a baudelaire. en la tercera, dos musas encueradas en posturas imposibles azotan y felan a un indigente. en la cuarta hay una orgía hindú, con música hardkore. en la quinta, un rifirafe entre un jefe y su secretaria acaba en derrame profuso, en alarido, en desgarro. así, hasta doscientas pantallas. un pasillo inmenso, sin final, como agujeros transitados; la casa es enorme.
fuera, los grandes tiburones financieros no se inventan empleos que contar a sus padres. la alta sociedad se fotografía en el marco de un torneo benéfico de pádel. fuera los ídolos se vuelven hipócritas, y los castos lideran redes de prostitución infantil, y los líderes incitan al sueño implantando otro canal íntegro de telebasura. yo me quedo dentro, pienso. aquí, al menos, no llega el frío.

2 comentarios:

  1. Quizás le falte un poco más de sexo, pero esta muy bien.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, que le falta sexo? ésa es la actutid!

    ResponderEliminar