Viajeros con cama

sábado, 16 de agosto de 3000

¡Me he mudado!

Amigos de la blogosfera... visitantes y hospedadores... 
Me he fugado de esta casa para irme a otra: 
En este nuevo blog pretendo seguir haciendo periodismo por medio de reportajes de investigación sui géneris. 

Oí que todos salimos de la facultad de periodismo queriendo ser Günter Walraff, un tipo al que yo descubrí algo más tarde. Leí que había hecho esa genialidad de hacerse pasar por turco para ver cómo trataban a los turcos en Alemania. Que había participado en protestas en Atenas para ver por dentro una cárcel griega… y que lo había documentado todo. 

¿Qué pasa con aquéllos que no tienen un espíritu tan temerario como un mucraker... pero quieren adentrarse en el periodismo, o el reporterismo de investigación? Ser tímido coarta, sin duda, en la vida; más aún en el periodismo, donde uno tiene que acudir a la gente y a los escenarios para extraer información, dar la cara, forzar situaciones. Pero, ¿le está totalmente vetado a los tímidos el periodismo? Desde luego que no. Puede hacerse periodismo e investigación de un número de formas infinito... y, teniendo imaginación y medios al alcance, es posible conseguir reportajes novedosos, con mucha fuerza e interés. Hay que usar el ingenio para compensar esa "barrera"... hasta aprender a pasarle por encima. 

Así decidí emprender este proyecto, que parte de una idea: toda realidad es digna de ser contada. El buen periodista encuentra la noticia en todos lados, igual que el buen fotógrafo puede sacar una buena instantánea en, literalmente, cualquier lugar. Así es posible hacer una entrevista de calidad a una persona elegida totalmente al azar, por la calle, como un francotirador de preguntas.

Esta “pluma entrometida” pretende ser una colección de relatos contados, todos, en primera persona, hechos de realidades que, dentro de mis limitaciones ya aceptadas, he tenido que ir a buscar –generalmente, durante un tiempo-, o que, sencillamente, estaban a mi alcance y a las que me he aproximado un poco más para observarlas, sacarlas del estado de lo intrascendental, enmarcarlas y exponerlas. Para ninguna de mis "intromisiones" ha hecho falta llegar al extremo deAntonio Salas. De ellas (de vivir un año en la comunidad paquistaní inglesa, de trabajar siete meses en salones de juego, de integrarme en un canal online de "defensoras de la anorexia"...) salen mis artículos-relatos. El blog irá creciendo en textos, ideas y proyectos nuevos.

Los introvertidos, además, leemos mucho. Estos artículos-relatos están intencionadamente a medio caminoentre el periodismo y la literatura. Por lo general, todos los nombres de personas que use serán falsos; todas las situaciones, eso sí, reales (aunque una vez que se pasa por el filtro literario ya es difícil separar la realidad de la ficción: ya queda el suceso contaminado para siempre). Pero la literatura tiene algo bueno: que puedes leerla sin creerte una palabra y, aún así, disfrutarla. 

Esta pluma pretende no sólo ser entrometida e introvertida, sino también comprometida. Es el periodismo de denuncia, el que tiene como objetivo exhibir realidades ocultas y, en ocasiones, inaceptables, con la lejana pero nítida meta de cambiar las cosas, el único periodismo que me interesa. El periodista que se puso como blanco del racismo quería, precisamente, denunciar el racismo. Ésa es la cuestión.

¡Entrometeros!   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada